domingo, 27 de abril de 2014

Vuelta al sufrimiento por las calles de Madrid





En el 2008 me juré a mi mismo que no volvería a correr Mapoma, pero los juramentos , sobre todo los propios, están para romperlos.  Animado por mi falta de competitividad de los últimos  años, y que tampoco están las cosas como para ir a correr a otros sitios, decidí hacerlo este año.

Han cambiado el recorrido y decían que este año lo habían suavizado un poco al final, y aunque puede que así sea, Madrid es Madrid. El caso es que para no romper la tradición he vuelto a sufrir, aunque ahora en frio, pienso que menos que los otros dos (2007-2008 ), aunque más que el resto que he corrido fuera de Madrid. No sé si la culpa ha sido un error de novato que he cometido o simplemente me hubiera pasado igual.

El error ha sido que he corrido con 2 riñoneras más un portadorsal,  desde el principio he notado que me presionaba mucho la zona abdominal y ha habido un  momento que no me entraba ni liquido ni comida. Pero como digo, a lo mejor me hubiera pasado igual, no sé.
Aunque no ha sido hasta el 37 cuando me ha venido el bajón, anteriormente tampoco he disfrutado como otras veces de la carrera, creo que la falta de retos y motivación pueden tener la culpa. Del 37 al final he ido caminando/corriendo y con la convicción de que no iba a sufrir nada por rebajar  X minutos mi tiempo, para nada.


La entrada en meta, como en los anteriores mapomas, mas sensación de fracaso que de superación o de alegría, y eso que es mí mejor marca aquí, y he bajado unos segundos la marca de mi última maratón en el 2011 en Sevilla.
Dicho lo cual, agradecer a Marta, que me haya animado en varios puntos y la mayor alegría volver a saludar a mis amigos los paquetes.

1 comentario:

Javier alakan dijo...

Pedro eres muy grande, felicidades.